Reportaje de ACB.com

ricky rubioRicky Rubio llega en plena forma al Playoff. Tras una portentosa actuación en la Jornada 34, busca las semifinales “en una eliminatoria especial” contra el Real Madrid. “Tengo muchas ganas y mi muñeca ya no me duele nada”

Todos los ojos estarán sobre Ricky Rubio en el Playoff, en las primeras eliminatorias por el tí­tulo en las que ejercerá de lí­der del DKV Joventut. El joven verdinegro está completamente centrado y mentalizado ante el reto: “mi mente está sólo en el Playoff y tengo muchas ganas. Más adelante ya se verá lo que pasa, pero ahora sólo pienso en las eliminatorias”.

El base verdinegro llega el plena forma al Playoff, en su mejor momento de la temporada y tras firmar una exhibición en la Jornada 34 contra el Alta Gestión Fuenlabrada. En el Pabellón Fernando Martí­n firmó 16 puntos, 5 rebotes, 10 asistencias, 6 recuperaciones y 31 de valoración, remontando y ganando los tí­tulos de asistencias y recuperaciones. “Estoy contento por ambos trofeos, pero cuando juegas no piensas en eso sino buscar la victoria para el equipo”, explica el base, que en Fuenlabrada perseguí­a “buenas sensaciones para el Playoff. Si vení­a todo lo demás, mucho mejor”. Y vino, ciertamente.

“En el baloncesto hay que ser generoso”, apunta Ricky sobre el tí­tulo de asistencias, alcanzado tras repartir un espectacular promedio de 6,1 pases por partido. “Un equipo funciona cuando todo el mundo está contento, así­ que aunque hay veces que tienes que tirar, otras has de asistir y hacer que tus compañeros estén bien”, asegura.

El partidazo de Fuenlabrada no hace sino confirmar el buen momento de Ricky Rubio, que ha acabado la temporada en un alto nivel. El base verdinegro ha firmado en la segunda vuelta 11,8 puntos, 3,1 rebotes, 6,2 asistencias, 2,6 recuperaciones y 16,1 de valoración en 24,8 minutos, confirmándose como el base con mejor valoración de la liga y ayudando al DKV Joventut a alcanzar la quinta posición.

Ricky es consciente de que está en su mejor momento de la temporada, listo para el gran baile que es el Playoff 2009. “La muñeca ya no me duele nada y fí­sicamente me encuentro perfectamente”, dice, recordando que “cuando estás de baja un tiempo, cuesta, no es lo mismo correr fuera de la cancha que competir en ella, pero ya lo he superado”.

El primer escollo en el camino de Rubio es el Real Madrid, un rival “del que guardo muy buenos recuerdos. El año pasado después de la ULEB Cup fuimos a Madrid y ganamos en un partido muy bonito”. Tampoco olvida duelos pasados como “las semifinales de hace dos años, que nos ganaron en el quinto partido”. En todo caso, tiene claro que “son encuentros muy bonitos de jugar; el Real Madrid es un equipo grande pero le tenemos muchas ganas”.