ricky rubio, españa

Pocas ganas nos quedaron de terminar de comentar el Mundial 2010 de Turquí­a, hay que ser sinceros. Mal papel del equipo, seguramente tampoco fue el torneo que soñó Ricky Rubio, y en definitiva un sexto puesto muy lejos del oro que querí­amos. Afortunadamente hay equipo y muchas ganas de recuperar el prestigio que nos hemos dejado por el camino, y seguro que el mago quiere poner las cosas en su sitio. ¡Vamos!