ricky rubio

1] “Es tremendamente polivalente y muy maduro para su edad. Un jugador que hace muchas cosas bien, aunque quizá en ninguna sea el mejor. Lee muy bien el juego y le da alegrí­a al baloncesto, algo que no sólo agradece su equipo sino todos los aficionados”

2] “Su tiro. Debe mejorarlo con bote. Todaví­a, cuando está solo y bien posicionado, sus porcentajes son buenos, pero en acciones de bote debe pulir ciertos defectos”

3] “Le dejarí­a espacio. En el pick & roll, siempre pasarí­a por detrás, tratarí­a de evitar que penetre y pueda doblar el balón, y le dejarí­a espacio para el tiro. Y es fundamental bloquearle en el rebote ofensivo, porque eso son a la postre balones recuperados”

José Miguel Antúnez

1] “Interpreta el partido muy bien, todo lo que sucede en la cancha. Tiene mucha habilidad para cambiar el ritmo del encuentro, sobre todo con robos de balón y corriendo”.

2] “El tiro exterior. En el resto de facetas es espectacular, pero en esa no. Eso sí­, puede mejorar con los años; es muy joven y con trabajo se puede experimentar un gran avance. Calderón es un buen ejemplo”.

3] “El Real Madrid no debe obsesionarse en parar a Ricky. No es fácil de frenar, porque las cosas que hace no son defendibles, como robar o jugar al contraataque. Se mueve muy bien en situaciones de desorden o transición. Y busca ese tipo de acciones. Es muy listo y paciente para buscar posición de ventaja”

José Luis Llorente

1] “La gran virtud de Ricky es cómo domina el caos. Es un jugador que saca especial provecho cuando el partido no está ordenado, por su intuición y talento”.

2] “Su lanzamiento exterior. A Ricky le gusta más la penetración, donde genera el juego del equipo, pero no se siente tan cómodo en el tiro”.

3] “Hay que pararle en tu ataque. Es fundamental hacer un juego controlado para evitar el desorden y para que él tenga que jugar cinco contra cinco. Ahí­ es menos peligroso que en el cuatro contra cuatro, y en éste menos que en el tres contra tres. Llull podrí­a defenderle mejor que Raúl, pero el problema es que luego los partidos cobran vida propia y prima el talento individual”

Juan Antonio Corbalán