Las pancartas que se encontró ayer Ricky Rubio a su vuelta al Palau Olí­mpic no se las merece. Ricky Judas se podí­a leer. Una verdadera pena.