ricky rubio

Entrevista a Ricky Rubio en “La Razón”

¿Cómo lleva el haberse convertido en el más solicitado por los medios?
Bueno… Aquí­ hay mucho mediático. Antes era Pau el que despertaba más interés y ahora nos lo tenemos que repartir.

Olvidándonos de Pau, ¿en qué es mejor esta selección que la del Eurobasket?
Todos tenemos más experiencia y no vamos a cometer el error de arrancar el campeonato confiados, que fue el fallo en el Eurobasket. Eso no nos va a pasar seguro. Sin Pau, habrá jugadores que van a dar un paso adelante como Marc o como Fran, lo que nos permite tener un juego muy atlético y aéreo. Que no esté Pau nos obliga a todos a dar un paso al frente.

¿Y en qué es mejor el Ricky Rubio de 2010 que el Ricky que acudió a Polonia?
Ganar la «Final Four» y la Copa del Rey y perder la final de la ACB me ha hecho madurar. Los momentos buenos y malos en el Barcelona me han ayudado a crecer. Fí­sicamente soy más fuerte y así­ no pierdo en los contactos.

Hay quien asegura que su hermano Marc jugó el año pasado en la Liga EBA sigue teniendo mejor tiro que usted.
Eso es porque él siempre ha sido el tirador y yo era el que se la pasaba.


¿Tiene la sensación de que en algún entrenamiento puede haber más nivel que en algún partido de la primera fase?
En el Mundial todos los partidos son muy exigentes, pero sí­… En la primera fase puede ser. Aquí­ los entrenamientos son muy duros, no quiere perder nadie y eso nos vendrá bien para el campeonato.

Da la sensación de que ustedes disfrutan, se lo pasan muy bien en la concentración. ¿Por qué es tan especial acudir a la selección?
Es que hay un ambiente increí­ble. Aquí­ todos somos amigos. Desde los que llevan diez años a los últimos en llegar. Los viajes y los hoteles no se nos hacen pesados. Siempre hay motivos para juntarse en alguna habitación y alargar la sobremesa con la «Play» o jugando a la pocha…

Usted es de cartas o de consola.
Soy más de la «Play», hecho unos partidos al «Pro» juego de fútbol, pero no se me da muy bien.

¿Con quién comparte habitación?
Con Rudy.

¿Hay algún compañero que le haya sorprendido especialmente en comparación con el año pasado?
Marc, pero no me ha sorprendido. Todos sabí­amos que era y es muy bueno, pero es que está a un nivel increí­ble. Ha estado a punto de ser «all-star» y creo que la próxima temporada lo conseguirá.

Comparte minutos con Calderón después de su baja en Pekí­n. ¿Qué se puede aprender de un compañero como él?
Muchas cosas. Lo hace todo bien. Es un jugador con una capacidad de trabajo enorme y es muy responsable. Todos esos detalles le convierten en un jugador muy especial. Siempre está muy centrado y la prueba es su récord de tiros libres en la NBA.

Cuando el seleccionador cerró la lista definitiva definió a cada uno de los doce jugadores. De usted dijo: «Maravillará a todo el mundo por su intuición y creatividad». ¿Qué le parece?
Pues muy bonito. Está bien que todo el mundo disfrute con tu juego porque en realidad se trata de eso, de disfrutar yo y que también lo hagan mis compañeros y los aficionados.

¿Cree que en algún momento puede ser contraproducente el hecho de ser tan creativo?
Es que yo soy así­, es mi estilo y no voy a renunciar a él. A veces me tengo que controlar un poco, pero es que me da igual el momento… Bueno, no es que me dé igual. Hay que hacerlo bonito, pero siendo siempre efectivo.

Su palmarés antes de haber cumplido 20 años supera al de leyendas como Petrovic, Sabonis, Kukoc… ¿No siente vértigo?
Es un orgullo. Ellos se ganaron el respeto en la cancha y yo ahora estoy en ello.

Quien también deberá ganarse el respeto en la cancha es la selección de Estados Unidos.
A ver qué pasa. Ellos son jóvenes y estoy seguro de que habrán aprendido de los errores que han cometido. Seguro que vienen con ganas de ganar y que van a presentar un equipo muy fuerte.

En la posición que parecen más fuertes es en la suya.
Me gustó mucho ver los nombres de Billups, Rondo, Rose… Lo que más me gusta es medirme con los mejores.

¿Sigue pensando, como dijo al comienzo de la concentración, que alcanzar las semifinales serí­a un éxito?
Siempre pienso en lo máximo y eso es el oro. Si hay una mí­nima opción, y nosotros creo que tendremos opciones de ganarlo, hay que ir a por ello. Iremos a por el oro.