ricky rubio¿Qué valoración hace de la temporada del equipo hasta ahora?
La palabra serí­a irregular. No estamos siendo regulares y no sólo porque tengamos lesiones sino porque no puede ser que partidos como ante Fenerbahí§e o Valladolid los saquemos adelante y este último ante Lietuvos perdamos por el simple hecho de no ser regulares. Esto afecta el rendimiento porque no encontramos un camino como el del año pasado. Es algo que echamos en falta

De todos modos debe ser muy difí­cil siquiera igualar lo del año pasado…
Lo que está hecho, está hecho. Fue muy bonito y no tenemos que mirar eso sino mirar adelante. Cuesta porque normalmente tras un año bueno viene una bajada de tensión. El equipo tiene la ambición del año pasado pero falta regularidad.

¿Cómo ve al equipo en este mes y medio venidero con el inicio del Top 16, la clasificación de la Copa y con lesionados que todaví­a tardarán en incorporarse?
Es una etapa complicada y queremos ganar todos los partidos posibles. Hay que volver a encontrar el camino porque nos hemos desviado un poco.

¿Cree que faltarán efectivos para aspirar recuperar ese camino?
Somos un equipo muy completo, con 13 jugadores que pueden jugar. Faltan dos más o menos de la misma posición pero tenemos a otros como Jaka Lakovic que pueden jugar en varias posiciones y esa versatilidad hace que no echemos en falta las ausencias. Quizá hemos de involucrarnos más. A veces das un paso más cuando no está el otro pero otras veces puedes relajarte porque te parece que ya tienes los minutos asegurados, y eso no puede ser.


Quizá los rivales también saben encontrarles este año más los puntos débiles…
Nos tienen más estudiados. Hubo la sorpresa del año pasado con jugadores como Lorbek u otros que hicieron una gran temporada. Eso hizo que, si nos frenaban por un lado sabí­amos encontrar otro. Este año quizá no lo sabemos hacer tanto.

¿Cuál es el balance personal que hace de su temporada hasta ahora?
Después de un Mundial en el que no estuve contento ni personal ni colectivamente, tuve dudas al principio de temporada. No estaba fresco ni me divertí­a en la pista, y lo notaba. Ahora creo que he empezado a disfrutar otra vez con la confianza total de mis compañeros y del entrenador, porque es muy importante cuando las cosas no salen bien que te ayuden por todas partes.

¿El alejamiento del triple le ha pesado mucho?
No. El año pasado estuve bastante cómodo en los 6,25. Con el alejamiento la adaptación está siendo más lenta que la del resto pero tengo confianza. Quizá el factor de que no me estaba divirtiendo hací­a que no hubiera confianza y el tiro se viera afectado. No estoy en absoluto preocupado porque sé que con el trabajo todo sale adelante.

¿Cómo lleva las crí­ticas?
No estoy muy pendiente de ellas. Oigo las de mis compañeros y entrenador, de la gente que hace crí­ticas constructivas para ayudar. Con las crí­ticas te puedes desanimar y venirte abajo o tomarlas para mejorar las cosas que necesitas mejorar. Me van bien a veces para eso.

¿Cómo ve el partido ante el Joventut?
Ellos están jugando muy bien. Tuvieron el último traspiés en casa ante el Granada pero están haciendo un buen juego. Pude ver el partido ante el Bilbao y algún otro televisado, y veo que están haciendo el juego que caracteriza a la Penya, el de correr al contraataque, de disfrutar y hacer disfrutar. Franch está llevando muy bien la batuta y los jugadores de la casa están ayudando mucho, además de Trias, que está haciendo una gran temporada.

Con la perspectiva del tiempo transcurrido después de su marcha, ¿sus sentimientos hacia el Joventut han variado?
Sé que no salí­ bien de la Penya, no como me hubiera gustado salir, pero siempre la he querido y la querré. Allí­ tengo a muchoscompañeros con los que mantengo muy buena relación y no sólo jugadores sino también trabajadores del club y aficionados. Los quiero. Me formé allí­, pasé una gran parte de mi carrera y nunca lo olvidaré.

¿Qué le parece que el club esté en dificultades económicas?
Esto de la crisis está afectando a todo el mundo, no sólo al Joventut sino a muchos ACB. Poco a poco las cosas irán volviendo a su lugar y la crisis se superará, o al menos eso dicen los polí­ticos. Supongo que en un club como la Penya siempre se encontrarán recursos porque es un Top 3 o Top 4 a nivel nacional. Un club como el Joventut no puede desaparecer.

Tiene contrato para los próximos años pero este verano se abren más posibilidades de marcha a la NBA. ¿Ha empezado a pensar en ello?
No he pensado aún qué haré el año que viene. Sé que el club necesita saberlo y lo entiendo perfectamente. También desde la NBA me demandan alguna respuesta pero ahora mismo no quiero pensar en ello. Cuando se acerquen las fechas, y hablando con el club y llegando a un acuerdo entre todos, lo decidiremos. Ahora no tengo ni idea.

¿Qué le sugiere la palabra ‘lockout’?
Es uno de los factores que puede influir. Hace dos o tres meses no sabí­a ni que podí­a existir eso y ahora me entero de que es posible que la liga no comience. Ese podrí­a ser un factor que harí­a que me quedara. Veremos cómo va todo porque mi agente americano me da su opinión de lo que puede pasar pero ahora no quiero pensar. Cuando el club me pregunte qué quiero hacer deberé tomar una decisión y arriesgarme: o quedarme un tiempo más o dar el salto ya.

¿Que vea un proyecto deportivo sólido en el Barí§a también puede ayudarle a seguir?
El Barí§a siempre tendrá un equipo competitivo para luchar por todos los tí­tulos posibles. Igual sí­ que este año varios jugadores acaban contrato pero no pienso en eso. Sé que estoy en un club que tiene un proyecto sólido y siempre será competitivo. En ese sentido, estoy muy contento.

¿Ha hablado recientemente con Rudy?
íšltimamente poco porque estoy viajando mucho. Pero a principio de temporada y antes de iniciar esta gira, sí­ que hablé. Está viviendo una situación complicada y yo le doy mi opinión, que es que sea feliz y disfrute con lo que pueda.

¿Lo que le pasa a él puede frenar su ambición de jugar en la NBA?
Cada mundo es diferente. Si nos fijamos en jugadores como Navarro, que no le acabó de salir bien, o Rudy o Sergio son distintos a los de Calderón o Gasol. Cada jugador es un mundo e influyen muchos factores: el equipo en el que estés, las victorias, la suerte… Si no das nunca el paso no lo sabrás. Sí­ que tengo ganas de probar pero no inmediatamente.

Entrevista publicada en El Mundo Deportivo