ricky rubio

Entrevista a Ricky Rubio en “Público”

¿Le sentarí­a mal que no se les considerase favoritos?
Cada uno puede pensar lo que quiera, pero yo creo que nos hemos ganado de sobra serlo.

Llevan todo el año con la etiqueta. ¿Todaví­a pesa?
Si se lleva con naturalidad, no pesa tanto. Estar en el Barí§a te enseña a saber llevarlo. Hemos demostrado a lo largo del año que eso no nos influye.


¿Cómo lo define?
Al final, he llegado a la conclusión de que ser favoritos, para este equipo, significa que podemos ganar si somos fieles a nuestro estilo. Eso es un plus de motivación en cada partido. Jugar para ganar significa jugar para seguir siendo nosotros.

¿Eso no suena a complejo de superioridad?
Para mí­ suena a compromiso absoluto con la idea de Xavi.

Otra convivencia perenne: la comparación con el Barí§a del triplete’ de Pesic. ¿Cómo negocia eso el equipo?
Sabemos que en este mundo es imposible no comparar. Lebron con Kobe. Y los dos comparándolos a su vez con Michael Jordan. Parece que existe la obligación de que alguien sea mejor que otro.

¿El vestuario lo ha hablado en algún momento?
No, nosotros no comparamos ni sentimos la necesidad de esa comparación porque son dos épocas diferentes. En 2003, habí­a otros equipos y un nivel distinto a este año. Ellos hicieron algo muy grande y nosotros estamos a punto de culminar una temporada también perfecta.

¿Les ha molestado en algún momento?
No, tanta comparación simplemente nos dice que estamos haciendo las cosas bien.

¿Qué es el Barí§a?
Trece jugadores que podemos mantener la buena lí­nea de juego, con independencia del quinteto en pista.

¿Esa es su mejor virtud?
Tenemos muchas, pero yo no soy objetivo. Ahora, en serio. Quizás, sí­, nuestra mejor virtud es que en este equipo todos aportamos. Por eso, siempre hemos logrado ser competitivos, incluso en los momentos malos, que los hemos tenido. Volvemos a estar en un gran momento que queremos confirmar con el tí­tulo.

Xavi Pascual elogia la calidad humana de la plantilla; los jugadores, la de su entrenador. ¿El ambiente de este equipo es la traslación del que se vive en la selección?
Sí­, la verdad es que se parece bastante. El hecho de que haya muchos españoles en el equipo hace que la gente que viene de fuera se involucre mucho en el sentimiento que aportamos. Un sentimiento de construir equipo, de saber que importa tanto que las cosas salgan bien tanto dentro de la cancha, como fuera. Si no disfrutas fuera del baloncesto, las temporadas se hacen muy largas. El buen rollo es tan importante como meter puntos.

¿Y el mal rollo?
Los dí­as en los que no te sientes a gusto.

¿Ha tenido alguno?
Sí­, el dí­a que volví­ a Badalona. Ha sido de los pocos malos del año. Fueron muchos sentimientos contrapuestos en una cancha en la que me he hecho jugador. Por una parte, sentí­ algo emotivo porque me reencontré con la gente que querí­a, pero a la par triste porque el ambiente no fue muy bueno para mí­, me sentí­ mal. Por suerte, no ha habido muchos más dí­as malos. El resto todo han sido victorias.

Como en Parí­s. Salieron a la final de la Euroliga con el ví­deo de la carrera de Usain Bolt en la retina. ¿Le gusta el invento de provocar sentimientos?
Es cierto que los ví­deos motivan, pero tampoco mucho más que las habituales charlas antes de partidos menos importantes. No creo que ganar o perder este último tí­tulo dependa de un ví­deo, porque para ganar una ACB no hace falta motivación extra.

¿Por qué cree que Xavi Pascual eligió a Bolt?
Imagino que por todo lo que ha conseguido y lo que le queda por conseguir.

Parece un sinónimo de este equipo.
Es un buen guiño, sin duda.

¿La final de Liga es el cierre al año del todos contra el Barí§a?
No, no lo creo. Evidentemente, después de ganar la Euroliga sí­ que somos el rival a batir, pero para llegar a la final, cada equipo hemos tenido una batalla con otros dos equipos en el play off.

¿Ganar agota?
Sólo al dí­a siguiente de conseguir un tí­tulo.

¿Soñaba con un año así­?
A veces lo piensas, lo imaginas, no lo niego, pero está siendo más bonito vivirlo.