Ricky Rubio sigue volcado en su campus mientras las noticias sobre su futuro no cesan. Precisamente pensando en su futuro el crack está entrenando su lanzamiento de la mano de tiene Jarinn Akana, un entrenador contratado a través de su agente norteamericano.