ricky rubio

A continuación, una entrevista a Ricky Rubio de Elmundo.es

El í­dolo duerme en la habitación de al lado. Es su hermano Marc, dos años mayor que el base del DKV Joventut, la gran referencia deportiva para Ricard (El Masnou, Barcelona, 21-10-1990), por encima de los jugadores de baloncesto que cuelgan en las habitaciones de los adolescentes de todo el mundo.

Aún lesionado en la muñeca derecha, una rotura en el ligamento escafolunar que le ha impedido estrenarse esta temporada, Ricky Rubio repasa sus tres años en la elite del baloncesto mientras contempla a José Marí­a Margall, ‘Matraco’, entrenar a tres jóvenes aspirantes a jugadores del primer equipo de la ‘Penya’. Toca sesión de tiro.

“Hace poco, yo estaba ahí­, como ellos. Lo importante es trabajar y tener en cuenta que lo que se hace en este club se hace en muy pocos sitios, sacar gente de la cantera y confiar en ellos”, comenta Rubio en una entrevista concedida a EFE.

Recién estrenada la mayorí­a de edad, con una Copa del Rey, una ULEB y una medalla de plata olí­mpica en su palmarés, el jugador más joven en debutar en la ACB, con 14 años y 11 meses, recuerda que su carrera deportiva no la fraguó su admiración por ningún í­dolo de la NBA ni la ACB, sino por su hermano Marc, ahora en el CB Prat, equipo vinculado al Joventut.

“í‰l siempre conseguí­a lo que se proponí­a y yo querí­a seguir sus pasos. Ha sido mi mejor espejo. Siempre ha sido mi referente. Debutó en el Joventut con 16 años, empezó con la selección catalana, luego con la española, y yo querí­a hacer lo mismo”. ¿Ni siquiera Jordan, Magic, algún jugador de la NBA? “Podrí­a decir que son dos í­dolos, pero de ellos no he aprendido tanto como de mi propio hermano. Y además, le tengo mucho más cerca”, sostiene Ricky Rubio.

La figura de su hermano ayuda a entender además el robusto compromiso de Ricky con el Joventut de Badalona. De momento, ha sorteado las ofertas, algunas tan cercanas y jugosas como la del Barcelona, por su fidelidad al club que le ha convertido en jugador profesional.

“Fue hace ya unos cuantos años, en un campeonato infantil en Toledo, yo tení­a 10 años y jugaba en El Masnou. Mi hermano jugaba en el Joventut y la final era contra el Barí§a. Falló un tiro libre en el último momento y el partido se fue a la prórroga. Al final, perdió el partido, y un directivo del Barí§a le dijo una cosa muy fea, “si hubieras estado en el Barí§a habrí­as sido campeón”. Eso me tocó tanto el corazón que fui corriendo a un directivo de la Penya a decirle que el año siguiente, ganarí­amos el campeonato”. Y así­ fue. “Me decidí­ por el Joventut por ese detalle”.

Ocho años después, Ricky Rubio es la batuta del Joventut y en cada aparición pública parece obligado a recordar que sigue siendo un chico normal. “Jugar bien al baloncesto no me convierte en una persona superior. Llevo una vida normal, con mi familia y mis amigos y si se me suben los humos, mi familia ya me recuerda que esto sólo es un deporte”.

También su abuela Anna, que sigue encendiendo una vela cada que vez que su nieto juega un partido. “No sé si no viene al pabellón por miedo a que se le queme la casa o para no insultar a los árbitros”, según Ricky.

Aunque su ascendencia en el equipo ha crecido hasta el punto de convertirle en uno de los referentes del Joventut, Ricky tiene claro que sigue siendo “el joven del equipo, el que lleva las bolsas cuando toca”, y que su margen de mejora es todaví­a muy amplio. “Tengo que mejorar en todo porque no soy perfecto en nada. Debo mejorar la izquierda y el tiro, ese pequeño defecto que tengo pero que no me obsesiona”.

Debutante en la ACB y en la selección de la mano de Aí­to Garcí­a Reneses, Ricky aún no ha podido jugar con su nuevo entrenador, Sito Alonso, en una temporada más exigente que la pasada porque la ‘Penya’ disputa la Euroliga (ganó la final de la ULEB en Turí­n) y defiende la Copa del Rey.

“El salto de calidad en Europa puede pasar factura porque es un gran desgaste. La ACB evoluciona cada año y está cada vez más igualada. Pero tenemos muchas esperanzas en esta plantilla, han llegado jugadores importantes como Pops y Bracey Wright, también Jasaitis o Bogdanovic. No dirí­a que es una plantilla mejor ni peor que la del año pasado, sino diferente. Poco a poco nos situaremos y daremos más de una sorpresa”, aseguró.

Mientras espera su reaparición (“no me atrevo a dar una fecha exacta porque aún no puedo botar bien”), Ricky Rubio asume con normalidad las noticias que llegan de Estados Unidos. Allí­ le sitúan ya entre los favoritos del draft de 2009.

Pero aunque ya ha hablado con sus padres, Esteve y Tona, de la posibilidad de jugar algún dí­a en la NBA, tiene claro que “no es el momento de pensar en eso porque no serí­a positivo” ni para él ni para la Penya.

Antes, Ricky terminará el bachillerato, elegirá una carrera -”aún no me he decidido”- y probablemente se sacará el carné de conducir. “La semana que viene ya tengo el examen teórico. Espero aprobarlo, aunque mi padre reza para que suspenda y poder quedarse con el Mercedes”, sonrí­e.