ricky rubio, nba

Entrevista a Ricky Rubio en El Mundo Deportivo

El primer shock supongo que fue llegar al aeropuerto de Minneapolis y ver a un montón de aficionados esperándole…
Bueno, te tengo que confesar la verdad. Yo iba a viajar en chándal, porque es lo más cómodo y cuando estaba a punto de salir me llamó mi agente de Estados Unidos y me dijo ‘vente un poco arreglado, porque igual hay medios de comunicación y aficionados en el aeropuerto esperándote’. Así que me cambié de ropa. Y cuando llegué allí… Me sorprendió mucho. Pensaba que igual irían unas 50 personas y cuando vi eso pensé ‘uff, qué es todo esto, qué vergüenza, qué hago yo aquí’.

Y había muchos jóvenes…
Sí, con ilusión y con ganas de que yo empiece a jugar en Minnesota. Eso me da muchos ánimos y confianza en que creo que he acertado yéndome, aunque me ha costado muchísimo decidirme por el gran trato que he recibido en el Barça. Joan Creus y Xavi Pascual tratan a los jugadores como personas y no como si fueran moneda de cambio o algo así.

El siguiente impacto fue la rueda de prensa de su presentación…
Bueno, antes ya hubo una reunión con algunos ‘partners’, que son socios del equipo de esos que se sientan en las primeras filas. La rueda de prensa me impresionó, porque había muchísimos medios de comunicación. Estaba un poco nervioso, más que nada porque no controlo bien el idioma. Lo puedo hablar y entender, pero no llego al nivel de Pau (Gasol), que lo habla casi como si fuera español.

¿Sabe que a los pocos minutos de anunciar usted que se iba ya se podía comprar su camiseta en la web de la franquicia?
Tras esa rueda de prensa estuve atendiendo de forma individual durante una hora a varios medios de comunicación y cuando acabé me dicen ‘yahe comprado tu camiseta por internet’. Yo no entendía nada. Les había avisado de que iba a decir que me iba, pero nunca pude imaginar que fueran tan efectivos. Allí lo controlan todo mucho, como se puede ver en este detalle.

Así que está de acuerdo en que la NBA es otro mundo…
Mira, en el momento en el que entro al vestuario del equipo y lo primero que veo es una cocina, una sala con Xbox, Playstation, sofás… Piensas, ¿estoy en el pabellón o en mi apartamento?


Usted ya es un personaje popular en Minnesota…
Sí, la gente ya me reconocía por la calle. Y la verdad es que no creo que me hayan visto jugar mucho. Había paneles de promoción con mi imagen, porque hicieron una oferta de comprar abonos a nueve dólares.

¿Ha tenido tiempo de visitar la ciudad?
No mucho, porque cinco días los dediqué casi por completo a hacer entrevistas y promoción. He visto un par de apartamentos para vivir y también algún colegio para mi hermana Laia. También algunas otras cosas, como el centro de la ciudad o el ‘skyway’, que son unas galerías acristaladas que recorren la ciudad, pero supongo que será muy diferente en invierno. Pero seguro que así valoraré más la playa de El Masnou.

¿Se irá su familia con usted?
Bueno, lo estamos pensando, porque todavía no sabemos cuándo empieza la NBA. La idea es que si la temporada comienza normal me vaya con mi hermana y mi madre, mi padre tiene trabajo aquí e iría viniendo cuando pueda, mi hermano no puede porque juega aquí a basket y la idea es que vayan también un par de amigos.

Ya ha hecho en Minnesota algunos entrenamientos con otros miembros del equipo. ¿Qué impresión se ha llevado de ellos?
Muy buena, me ha impresionado el talento que tienen. Quizás es un talento un poco individual y esa es una faceta en la que intentaré aportar mi experiencia en el basket europeo, porque quizás en Europa esa faceta de equipo está más trabajada, pero si juntamos todo ese talento podemos tener un equipazo. Alguno es un poco alocado, pero nunca había jugado a nivel profesional con tanta gente de ese talento y tan joven. La filosofía será correr y disfrutar del basket. Creo que eso nos faltó un poco contra el Panathinaikos. No nos dejaron disfrutar del basket y estuvimos muy obsesionados en otras cosas.

¿Se pone algún tipo de objetivo o de horizonte tanto individual como colectivo?
Sí, claro, es inevitable. Me gustaría ganar muchos partidos, jugar el partidos de ‘rookies’… pero ahora mismo es difícil decirlo, porque el equipo no está completo. A largo recorrido, lo que quiere todo el mundo: conseguir un anillo, hacer una buena carrera, estar considerado entre los mejores. El ejemplo de Pau (Gasol) es muy bueno, porque llegó a la NBA después de jugar bien y de conseguir varios títulos en Europa y estuvo varios años sin hacer ruido hasta conseguir dos anillos seguidos. Su carrera y lo que ha logrado es, para mí, un sueño.