ricky rubio

Otro batacazo, otra decepción, cada dí­a tenemos vida en el Eurobasket 2009, algo con lo qeu no contábamos ninguno. Un equipo apagado, un equipo que no juega como lo hizo hace unos meses en los Juegos Olí­mpicos de Pekí­n 2008. Este equipo no es ni la sombra del era, y a partir del segundo cuarto siempre estuvimos atrás en el marcador. Nuestro Ricky Rubio se contagió del ritmo del partido que impuso Turquí­a, y en los 25 minutos que estuvo sobre pista anotó 3 puntos, capturó 6 rebotes y repartió 3 asistencias.

El equipo tiene mucho que mejorar y cada vez hay menos margen de reacción. Una verdardera pena.