¿Qué es la tuberculosis?

Siempre que hemos oído hablar de la tuberculosis ha sido porque está asociada a una enfermedad muy difícil, que puede ser hasta letal, pero lo cierto es que en la actualidad esta se puede curar, al mismo tiempo que se puede prevenir.

¿Cómo se origina la tuberculosis?

En este artículo te contaremos qué es, cómo se puede contagiar y de qué manera podemos prevenirnos de tener esta enfermedad bacteriana que generalmente afecta a nuestro sistema respiratorio.

Como ya te hemos mencionado, la tuberculosis es una enfermedad que tiene su raíz en una bacteria, a la que se la suele conocer como bacilo de koch y en el ambiente profesional se la denomina Mycobacterium tuberculosis, siendo esta una bacteria que en la mayoría de las ocasiones afecta a los pulmones.

Este bacilo se encuentra casi omnipresente en los seres humanos. Eso quiere decir que un tercio de las personas que viven en este planeta pueden llegar a tener esta bacteria viviendo en su organismo, pero será solamente a uno de cada diez de estos portadores del bacilo, a quienes este se le demostrará de manera activa.

Lo que hace que esta bacteria se active en nuestros organismos tiene directamente que ver con nuestro sistema inmunológico.

Si contamos con las defensas altas, es muy probable que este bacilo, aunque esté presente en nosotros, nunca se manifieste.

Esto puede ser lo completamente opuesto en el caso de que nuestro sistema inmune se encuentre débil, y es por eso que todas aquellas personas que tienen algún inconveniente de defensas bajas, como pueden ser las personas con VIH, lo padezcan con mayor frecuencia.

Cómo se transmite y síntomas

Como ya sabemos, lo más común de la tuberculosis es que afecta principalmente al sistema respiratorio, es decir, a los pulmones. Este tipo de tuberculosis se suele propagar mediante las microgotas que se esparcen por el aire al toser o estornudar.

Cómo se transmite y síntomas

Se ha realizado un cálculo mediante el cual se sabe que cada persona que presenta tuberculosis de manera activa, puede llegar a contagiar a unas 15 personas en un año.

Entre los síntomas más comunes de esta tuberculosis se encuentra la fiebre, la tos y una excesiva sudoración por las noches, además de que puede causar una severa pérdida de peso.

Pero la tuberculosis no solamente es respiratoria, sino que puede hacerse presente en otras partes de nuestro organismo, entre las cuales se encuentran la espina dorsal, los huesos o los nódulos linfáticos.

Esta ocurre en casos muy particulares de personas con defensas muy bajas por otros tipos de problemas y es la menos frecuente, por eso se la llama Tuberculosis Extrapulmonar.

¿Cómo tratar la tuberculosis?

Si tu problema es el de la tuberculosis, tendrás que ser muy paciente a la hora de realizar un tratamiento, ya que este puede llegar a los seis meses aproximadamente, en los cuales te proporcionarán una serie de medicamentos combinados que llevan varias décadas siendo la solución para este inconveniente.

Pero este tratamiento deberá ser mucho más agudo para aquellas personas que poseen Tuberculosis Resistente, la cual precisamente se resiste a ser controlada por los dos medicamentos que tienen mayor fuerza en la eliminación de dicha bacteria, que son la rifampicina y la isoniacida.

En este caso en particular, existen otros medicamentos alternativos que ayudarán a tratarla, pero el tratamiento se puede llegar a extender hasta los dos años aproximadamente, significando también un presupuesto mucho mayor y presentando determinados efectos secundarios.

En tercer lugar está la tuberculosis multirresistente, para la cual se han encontrado fármacos nuevos, como el delamanid y la bedaquilina.

Existe también una cuarta que es la de la tuberculosis ultra resistente. Con esta tendremos un problema aún mayor, pues es resistente tanto a aquellos tratamientos básicos como a los secundarios, teniendo que ser tratados de una manera mucho más complicada, siendo esta una de las mayores causas de muerte.

La tuberculosis se activa en pocas personas, pero siempre es bueno conocerla para saber qué tipo de precauciones tomar, en relación a nuestra condición de salud.

 

Deja una respuesta